Bibliotecario

De La Frikipedia, la enciclopedia '''extremadamente''' seria.
Saltar a: navegación, buscar
Atención, amigo conductor:
Esta web usa cookies para mostrar publicidad contextual, recabar estadísticas y mantener control de sesión de usuario. Si no estás de acuerdo... pues no es que podamos hacer mucho.
Anuncios


El bibliotecario o la bibliotecaria es la persona que se dedica a ordenar y cuidar los libros de la biblioteca y a facilitar la consulta y el préstamo de los volúmenes que solicite el público. Bueno, ya está, está clarísimo. Esto es lo que viene en el diccionario. Y vamos a ver Sr. Anaya (¿o será Sra.?), si no sé lo que es un bibliotecario, ¿ cómo voy a saber lo que es una biblioteca? ( tonto, eeeh ). Porque yo y todo el mundo sabe, que para definir algo no debemos usar la misma palabra o una derivada suya. Bueno, olvidemos este trance y busquemos biblioteca: edificio o local en el que se tienen guardadas y ordenador un conjunto de libros, generalmente numeroso, para que el público pueda leérlos o llevárselos en préstamo. Vale, lo he dejado pasar porque está justamente encima y no tengo que buscar mucho.

Ejemplar de humano que no conoce a ningún bibliotecario

Tipos

Al igual que en los profesores, los bibliotecarios son diferentes: unos son más permisivos, otros más estrictos, más feos, más simpáticos, en fin... Están o por lo menos, yo logro diferenciar:

  • El cerebrito: El bibliotecario cerebritus es aquel tipo soltero, que lleva una vida normal (demasiada rutina) y que, todos los días a las 10, abre la biblioteca para que algún despistado venga ( que los que tienen que estudiar están en el insti). Abre la luz, enciende la puerta y se sienta en la silla de oficina. No hay mucho trabajo, no hay nadie: pues me toco el ombligo o yo que sé.

¿ Qué hace?. No lo sabemos. Además el prototipo de cerebrito es bajito (los cogen de Blancanieves 2), con los ojos muy pequeños, casi microscópicos y con unas gafas gigantes, con zapatos y t-shirt a juego.

  • La enrollá: Nos permite entrar en Internet sin pedirnos el DNI. Se conoce el nombre de todo el mundo ( a diferencia del cerebrito, al que le van más los libros), imprime fichitas para colorear para los niños coñazos simpáticos que andan por allí ) Si se te olvida un día de llevar un libro, te dice que no pasa nada.
  • La mamaita: Suele ser una mujer, que tiene complejo de madre. Reparte meriendas y lo que quieras. Suele ser de avanzada edad (algunas no son así, ya lo comentaremos) y tener impresa una sonrisa de oreja a oreja en el careto con botox.
  • El enano: Al igual que los cerebritos, son muy bajos, lo cual es una putada incómodo para él y también para los demás. ¿Por qué?
Esto es algo que nunca te pasará en una biblioteca

1. Al tener las piernecitas más cortas, tarda más en cogernos el libro ya que la zancada es aproximadamente 0,3 metros menor.

2. No llegan a los libros de arriba, con que si quieres llevarte Eragon ( los más pesados están arriba) te fastidias, a no ser que tenga una escalera a mano.

3. Si tiene la escalera, tarda todavia más por que le sumas dos kilos más a su regordete cuerpo. Y encima la escalera es de dos peldaños, lo cual no sirve de nada en su caso.

4. Si le decimos que nosotros nos subiremos a la escalera, nos dice que no porque no quiere tener más accidentes y que podría ser peligroso (perdona ¿tienes la capcidad de verte desde fuera? Porque si te vieras, verías a un enañillo oscilando peligrosamente a 1 metro del suelo: ridículo).

5. Al ser enanos, la mayoría de ellos tiene muy mala leche o un carácter difícil (como prefiráis decirlo).

  • La rostro tallado: Este tipo de bibliotecaria suele ser una mujer mayor, que está amargada porque no sabe que hacer 6 horas sentada sin que venga un alma. Al estar de mala leche, muchas de ellas conocen a los enanos y viven felices en el mundo de Narnia, quitándoles así la 'amargaera'. Bueno, me he desviado del tema. esta mujer de apariencia cortés y estrictamente formal, es un puñal de hielo en realidad. Si te descuidas mientras coges un libro, podría cometer un asesinato sobre ti (con que vigila tus espaldas a la hora de coger un libro). Suele soltar un prolongado y molesto SSSSSSSSSSSSSSSSSSShhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh! a la menor señal de movimiento o de vida. Posee a los lados manos cotas y ágiles, para manejar todo el papeleo en cuestión de segundos ( véase tiranosaurio rex toy story ). ¿ Por qué he dicho antes que el sonido que expulsa es molesto?

1.Porque encima que estamos hablando (suponemos), se suma un berreo más a la charla (¡Callaros!).

Esto te podría ocurrir si cogieses el libro equivocado

2. Al hacer ese estridente sonido, o con su voz (muy aguda normalmente) hace que los niños o niñas se rían más.

Todos son inconvenientes. No creo que exista el bibliotecario o bibliotecaria perfect@. ¿Qué hacemos entonces?¿Los mezclamos a todos?¿Y qué?¿Qué salga un chorro de luz blanca?...

Enemigos

Los enemigos del bibliotecario suelen tener su edad al revés (si el bibliotecario tiene 51, el enemigo tendrá 15). Con esto quiero decir que sus principales enemigos son los adolescentes. Están:

  • El macarra: Viene con sus amigos a la biblioteca por las tardes a montar una pppphhhhiesta, como si fuera un recinto de botellón. Usa Internet por la cara ( en otras culturas by the face, pour le visage, etc), buscan cosas no debidas, montan el escándalo, desordenan, hacen lo que quieren,...
  • Los niños pequeños: A veces se celebra por las tardes en la biblioteca una sesión de cuentos para los más pequeños. Eso no puede ser bueno, es una real jauríaaa!!! Entras, te pones tenso y ves a 10 niños locos con la boca llena de chocolate de la merienda corriendo por ahí, chupando los libros, etc (todo menos escuchar el cuento).

No quería mencionarlo antes, os quería dejar con la intriga. Son los terceros, pero no por ellos menos importantes. Es más son los más importantes: los bichitos del polvo.

Bibliotecario luchando contra las nuevas tecnologías, que le quitan su trabajo

Son como sardinitas ( textura de pescado ) plateadas que van por ahí, por todos lados corriendo y comiendose la sabrosa celulosa de los libros. Sí, lo sé. Es una catástrofe ¡¡es una biblioteca!! la biblioteca vive de eso, ¿cómo cuidará ahora a las pequeñas biblias? Son crueles, van reduciendo los libros hasta que se quedan como la casa de Hansel y Gretel ( que en realidad era de la bruja ). Van reduciendo los libros hasta que solo queda la bruja, osea, la bibliotecaria. Es imposible exterminarlos completamente y aún hoy, que poseemos la tecnología del RAID creo que se llama, no desaparecen.

Hábitat

Suele vivir en la biblioteca, o como mucho en un piso alquilado de 20 m2.

Peligros

Por extraño que pueda parecer, los riesgos que corre un bibliotecario a la hora de desempeñar su profesión no son escasos. Más allá de tener que enfrentarse de vez en cuando con algún usuario malhumorado por recriminarle su falta de silencio o recriminando nuestra falta de indulgencia, los bibliotecarios también pueden llegar a sufrir alergias producidas por la deposición del polvo que de vez en cuanto se encuentran en la tesitura de limpiar (algunos recurren al uso de guantes sin excesivo éxito), así como problemas musculares que se sufren tanto levantar y transportar a pulso grandes volúmenes de papeles en forma de libro, revistas o folletos. Pero no sólo estos peligros acechan al bibliotecario confiado, puesto que el papel es del gusto de muchos seres ya sean pequeños mamíferos (ratas y ratones), insectos (cucarachas, gusanos y lepismas) u otros seres que encuentran en los depósitos de bibliotecas, hemerotecas y archivos un lugar cómodo donde anidar.

Conclusión

Si no quieres que un ser humano sufra el cruel destino de estar ocho horas al día en una biblioteca, por piedad. lo que tienes que hacer es comprarte los libros en una librería ( que los escritores también tienen que comer, es mentira aquello que dicen que el simple hecho de escribir les da vida, nooo ) o también puedes bajártelos por Internet. Claro, eso si quieres leer, porque hoy en día y actualmente también (jeeeje) el 200% del planeta es analfabeto.

 
Anuncios
Afoto.svg ¡AYÚDANOS! Hay decenas de artículos que carecen de imágenes a pesar de que nuestro depósito de imágenes desborda de material. Bucea en él, encuentra esas fotos que hacen falta y ponlas.